GERMEN

Hoy, lector invisible, no espero a la habitual hora-entre-horas para dedicar un rato a este vertedero de palabras y cuentos. Sucede que, cuando tengo algo que contar, a veces, muchas veces, la mayoría de las veces, voy y lo cuento. Así que no tengo necesidad de plasmarlo en papel o pantalla, ya que soy de filtro escaso.

Pero en esta ocasión es diferente. Porque tiene que ver con la creación, así, a lo grande. Y creo que puede ser interesante compartirlo, narrar esta experiencia, el cómo nacen las historias.

El proceso por el cual nace un libro, no es igual siempre. Y yo, algo novata en todo esto, acabo de descubrirlo. Nepenthe fue el resultado de muchos años de ideas obsesivas pero reposadas, de notas sueltas, de pasajes soñados. Fue concebido entre servilletas de bares, escritas apresuradamente, con manchas de cerveza, emborronadas y difíciles de descifrar. Se escribió pausadamente, escogiendo cada adorno, quitando lo superfluo, puliendo todas esas imágenes que vivían en mi cabeza desde hacía tanto, tanto tiempo. Y cuando vio la luz, por fin, era hermoso e imperfecto. Era mío. Mi obra, dolorosa, maravillosa. No del todo redonda, con aristas. Nepenthe dolía, paradójicamente.

Tras acabar con el proceso editorial, mucho más duro que la escritura y algo para lo que, tengo que reconocerlo, no estaba preparada, vino un periodo de descanso. La historia que preparaba era más reposada, más tranquila. También era una algo viejo, otra de las muchas cosas que traigo en la pesada mochila con la que cargo. Tomas alguna nota, preparas un pequeño esquema. Tiene principio, tiene final. Vamos a desarrollarla. Nada más, y, por supuesto, nada menos.

Pero ayer ocurrió algo novedoso.

En una visita, en una conversación intrascendente, me dijeron “¿ayer no te pitaron los oídos? Hablamos de tí, y de una historia. De algo diferente, de qué pasaría sí, en lugar de… ocurriera lo contrario.”.

Me quedé perpleja. No me importa decir, aunque, probablemente si tu, lector invisible, has sido lo suficientemente constante como para leerme ya lo sabrás, que soy mi peor enemiga. Reacciono mejor a una pedrada que a que alguien me diga que pensó en mi, como creadora, como escritora. Eso me dejó un poco fuera de juego.

Y luego, esa frase, que contesté con un simple: “podría estar bien, ser interesante”, explotó. Como una supernova.

Algo nuevo. Sorprendente. El germen de una historia, que apareció sin planificar en la palma de mi mano, que echó raices y súbitamente, empezó a crecer. Sus primeras hojas, el primer amago de la vida.

Hoy, lector invisible, tenía que contarte que, a veces, las historias empiezan así. Con una explosión. Y luego, no sabes como, se cuentan a sí mismas. Un poco sin pies ni cabeza, hay que ordenarlo todo, colocar cada cosa en su sitio y creo que, simplemente… disfrutar del viaje. Dejarse llevar.

Descubrir dónde nos puede llevar esto. Esto tan emocionante.

stay_close_by_wnison-d6exgen

Nepenthe, my child.

Hoy, estimado lector paciente e invisible, dejo la habitual y cómoda hora-entre-horas para posar bajo la dura luz de la mañana, que yo no se por qué será, siempre me recuerda a los interrogatorios de la Gestapo.

Prometí más constancia, lo estoy cumpliendo.

Prometí más soma y ahora, gracias a una… genial, la definiré como genial aunque la palabra se quede corta, editorial, ahora tengo soma por kilos. Casi cuatrocientas páginas de soma, que se dice pronto. Dos años de trabajo, escribiendo, corrigiendo, reescribiendo, peleando con gente que rechaza, que intenta engañar, que da largas, que ignora.

Y un buen día, por fin, te despiertas y ves que ya está aquí, que Nepenthe ha nacido. Y me gustaría que lo vierais, que le dedicárais un poco de vuestro tiempo. Nepenthe habla de muchas cosas, de muchas más de lo que parece y sería estupendo que las descubirérais conmigo. Que este camino que he abierto no quedara intransitado.

Imagen

Si queréis echarle un vistazo, o compralo por menos de lo que cuesta un café, aquí os dejo la dirección:

 http://www.literanda.com/librerias/autor/narrativa-contemporanea/mories-nieves/137-nepenthe

Hasta otro rato, querido lector invisible. Gracias por todo. Gracias por estar ahí.