UN MUNDO FELIZ

He visto a Dios vestido de negro, con la sonrisa rota. Me dijo que el Juicio Final llegó, y pasó, y ahora… ahora estamos todos muertos…

¿Es posible quedarse afónica por no hablar? ¿Es capaz el silencio de quebrar PARA SIEMPRE una voz? (Tengo el paladar cosido a todas esas cositas oscuras de las que nadie me quiere oír hablar… Tengo la garganta llena de chinchetas de colores…)

He visto al Demonio con un extintor en la mano. Me dijo que ha venido el alba, y ha pasado, y ahora… ahora siempre vivimos en un día frío y violento. Échale la culpa a Dios, dijo, y a su traje de los domingos.

Mis sesos derretidos amenazan con la implosión. Tengo los ojos en blanco y garras en vez de manos. La melancolía se me antoja un chapuzón entre mantequilla tibia y deshecha, de la que siempre sales pringado y no eres capaz de quitártela de encima jamás…

He visto a un ángel… Pero eso ya os lo conté. Lo que no dije fue él quien me dio la pistola.

El cielo malvado cae sobre mi cabeza, como un estallido de vasos rotos. Se estampa contra mi cráneo, pero no deja heridas. Veo mi alma muerta sobre el pavimento gris. Veo el infierno girando como un tiovivo, tan deprisa que no soy capaz de subir a uno de esos caballitos de madera pintada en negro alquitrán. Veo… un mundo comatoso que no quiere despertar.

He visto una sombra en un espejo, con los ojos enloquecidos y arañados. Me dijo que a veces es posible cargar con los secretos sin que pesen, pero que terminan partiéndote la espalda si no los sueltas a tiempo.

Hoy estoy tan cansada que me lo he creído todo…

Imagen

Anuncios

Un pensamiento en “UN MUNDO FELIZ

  1. Hubo un tiempo, allá por los 80, en que mi mejor amiga y yo paseabamos por Madrid preguntándonos si en realidad estabamos vivas o ya hacía mucho que estabamos muertas y no eramos conscientes de ello. Luego, divagando sobre el mismo tema nos preguntamos si en realidad todos estabamos muertos y no lo sabiamos y estabamos viviendo una especie de ficción cinematográfica para el jolgorio de va usted a saber qué o quién. Más tarde acordamos que fuera como fuera el tema, vivas o muertas, de ficción o reales la cosa estaba jodida para nosotras y para otros muchos. Y seguimos adelante en nuestro camino por Recoletos, vivas o muertas. Y esto mucho antes de apareciera Matrix, lo cual tiene su mérito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s