Y AL FINAL…

Se acabó el cuento…

Todo eso lo escribí hace ya más de un año.

El cuento de una sonrisa sin gato, de una habitación blanca. De una niña que nunca debió crecer tan deprisa y de otra que no consiguió hacerlo nunca.

Comenzó un nuevo ciclo, sin María. A veces, bajo las luces violetas que iluminan las paredes vacías de esa habitación, la he echado de menos. Otras veces, la mayoría, para qué negarlo, no lo he hecho. Ni siquiera la recordaba. La química apaga la memoria, los recuerdos son plumas de un almohadón roto que se pierden con el viento.

No hay posibilidad de retenerlos.

Ni siquiera… ni siquiera se hace el esfuerzo.

Y un buen día, hace una semana…

… se sentó frente a mí, en una sala vacía de gente y llena de revistas de años pasados, guiñando los ojos por el sol. Tenía las pupilas dilatadas, la mirada perdida.

Intentó sonreir.

Yo también lo intenté.

Y vino el silencio. Terrible y atronador. Un silencio de los que comen niñas que viajan a la deriva para no volver jamás. Con él… el dolor.

Adiós, le dije. Adiós.

Porque ya solo era un gato.

Sin sonrisa.

Y yo tengo que sobrevivir. Tengo que seguir…

riding the bullet

Imagen

Anuncios

Un pensamiento en “Y AL FINAL…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s