OCURRE

Ocurre a veces que el cielo se te cae en la cabeza.

Que simplemente se te viene encima. Sin dramas, sin ruido, sin previo aviso. Te parte en dos y ya está. Te atraviesa como un cuchillo afilado, dejándote sin aliento y sin alma y te quedas ahí, sentado en una acera con cara de gilipollas. Solo eres eso, un idiota más al que el cielo se le ha caído en la cabeza.

Ocurre a veces que en el paso de peatones de la vida te lleva por delante el camión de la mudanza de una casa que no es la tuya.

Que te quedas tumbado en una de esas carreteras a ninguna parte y a todas, en la misma postura que marcan las tizas de la policía en los asesinados, pensando en pájaros y nubes, con el asfalto pegado a las suelas de los zapatos. Y ves que tu sombra se cuela de polizón en una vida a la que no has sido invitado, se va a una fiesta para la que nunca le darán la entrada. Una sombra infeliz en una tierra extraña que tiene reservado el derecho de admisión.

Tampoco es que importe mucho.

Ocurre a veces que te despiertas y te das cuenta de que estás muerto.

Que el disolvente universal del cansancio te ha arrancado de la realidad. Y… ¿qué eres entonces, sino un muerto? Tanto ser la mala copia de una imitación barata termina pasando factura. ¿Dónde se fueron todos? ¿Por qué las puertas han perdido los picaportes? ¿Cómo sale uno de aquí?

Lo siento, amigo, de aquí no se va a ninguna parte. Solo eres un idiota más al que el cielo se le ha caído en la cabeza.

¿Hace una partida de cartas?

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s