Strawberry fields forever (V)

5 – LUCY IN THE SKY WITH DIAMONDS

Somebody calls you, you answer quite slowly, a girl with caleidoscope eyes…

La noche que Girl murió, antes de todo eso, antes de ser una foto vacía en blanco y negro, cogió el teléfono y me llamó. La imagino febril y temblorosa, como siempre que llamaba a alguien de madrugada. Las urgencias de la chica que era una canción eran más urgentes si cabe, más desesperadas, más frenéticas, porque eran suyas. Para la pequeña, perdida y egoísta Girl, no existía nada en el mundo más importante que ella en sus malos momentos.

Aunque supongo que en los buenos… tampoco había  mucho que la importara realmente.

Nunca sabré qué quería decir. Nunca podré adivinar qué necesitaba, qué pedía. Porque no descolgué el teléfono. Porque ya no quería saber nada de esa chica a la que ahora llamo Girl.

Todos hablaron. Los rumores se dispararon. Todos opinaban, inventaban, querían saber qué había pasado con la chica de ojos caleidoscópicos. Sobredosis, dijeron muchos. Asesinato por amor, dijeron  otros. Era difícil escapar de la espiral de palabras curiosas e impertinentes que rodearon a la muerte de Girl.

La chica que era una canción se había ido para siempre. La reina ha muerto, viva la reina.

Como en todas las colmenas, pronto hubo otra reina coronada. Pero ya nada era lo mismo. Girl fue olvidada por casi todos, el misterio final quedó sin resolver y a nadie le importaba. Ella llegó y pasó, y dejó una estela tan vacía como ella misma había estado.

Algunos días, mi viejo tocadiscos gira y gira, y Satellite of Love llena mi habitación oscura. No tengo remordimientos, no siento nada. Nunca me he preguntado si todo habría sido diferente de haber descolgado el teléfono esa noche. Si yo pude evitar algo. No hay nada de eso, y sin embargo…

… sin embargo la recuerdo. Y no la reconozco en la fotografía gris de ese periódico que alguien me envió. Girl se fue, al cielo, con diamantes. Y la busco en esa otra, en la que bailaba sobre una mesa. Tampoco la encuentro.

Los muertos, muertos están.

No puedo decir que la eche de menos.

Aunque a veces, en noches oscuras sin luna, cierro los ojos y escucho. Is there anybody going to listen to my story…? Recuerdo a una chica que fue una canción. Recuerdo sus gestos, su voz, su pelo dorado y sus ojos vidriosos. Siempre lejos, bailando melodías que nadie tocó. Y se hace tan real que duele, su presencia vuelve a invadirlo todo, y deseo, deseo tanto…

Look for the girl with the sun in her eyes and she’s gone…

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s