Strawberry fields forever (III)

3 – TELL ME WHAT YOU SEE

Open up your eyes now tell me what you see…

Nunca quise estar en el lugar de Girl. Nunca quise ser la chica que era una canción.

A veces, en esas noches que ya eran mañanas, me miraba en el espejo al volver a casa, buscando algo que me aproximara a ella. El brillo febril en los ojos, la ausencia. Y no podía dormir hasta no comprobar que no estaban allí.

Porque cuanto más te aproximabas al mundo de Girl, tu propia realidad empezaba a convertirse en el suya. Era imposible mantenerse como un mero espectador, al margen, sin implicaciones. Ese cabello revuelto y fulgurante como el sol, su mirada azul y desesperada… eran absorbentes, succionadores, te envolvían en un vórtice de locura del que no querías escapar.

Look into these eyes… solo para ver lo que otros no querían ver. O quizá, solo lo que dejaban a un lado. Más allá de ese barniz encantador, atravesando el muro de su encanto. Pero Girl no quería que la miraran de esa manera. Se escondía tras su sonrisa, tras el balanceo somnoliento de sus caderas, tras las drogas, la música, el sexo. La chica que era una canción era toda una especialista del camuflaje y del escapismo. Y todos bailaban al son que ella tocaba, como una flautista de Hamelin ebria, y el resto… solo ratas.
El día que se dejó caer a mi lado en un sofá lleno de quemaduras de cigarros y me habló por primera vez, ni siquiera la entendí. Las palabras tropezaban en su lengua, inconexas, cortadas, apresuradas y yo tampoco era la mejor oyente, después de un par de horas recorriendo los caminos de nuestro señor Jack Daniels y fumando… a saber lo que era eso.

Pero recuerdo el sonido de su voz. Era… como debía ser, simplemente eso. No había otra voz posible para Girl, o quizá… quizá yo ya no podía escucharla de otra manera. Y miré a sus ojos azules, y ella me miró. No. Me vio. Y por un segundo… nos reconocimos.

No puedo asegurar cual de las dos tuvo más miedo. Si la chica que era una canción al verse despojada de la máscara, o yo.

Porque en el fondo, lo que vi no era tan distinto de lo que yo misma era.

It is no surprise now what you see is me…

Imagen

Anuncios

Un pensamiento en “Strawberry fields forever (III)

  1. No es ninguna sorpresa.
    No,
    no lo es.
    (Y sí,
    pensándolo bien
    -más que bien un poco-
    esas certezas “inesperadas”
    pero a la vez ya asumidas,
    extrañamente interiorizadas,
    tienen un punto inquietante)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s